malecón
Jamás habrá encontrado un malecón en Chile, tal vez por la costa atlántica del Uruguay, en las insignes Venezuela y Colombia, o sino finalmente en la Habana donde huele la mar cálidamente; aquí es un estruendo frio, el Pacífico es una metáfora de la zozobra, y a fuerza de las inclemencias nuestra naturaleza navega las mismas aguas.

Precisamente surgido de la carencia del vocablo, la distancia que proponía su significación, no obstante la misma virtud del paseo junto al mar, quieto o embravecido, surgía el malecón cuando al fragor de la evasión y los consecuentes estallidos desde el 18 de octubre de 2019, mandamos a la imprenta el primer número del oleaje que se levantaba.

La palabra malecón, en su origen ligada al mar cuando rompe contra las costas, a la vez que reunión de aguas y tierra, encuentro, es también lugar de choque de dos ritmos, y su ámbito es un infinito indetenible e ineludible. Lo inevitable se había hecho manifiesto.

La voz dibujada, cantada, el silencio taciturno de las imágenes, junto al pudor tangible de la poesía y el escrito, dan cuenta del acontecimiento, más bien recibe sus balas, quema su casa; con su debilidad expone su camino.
octubre 2019 - javier marticorena
malecón    Gaceta movilizada por el nuevo Chile

Colofón General
Formato 58 x 80 cm. + 2 pliegues cm. Color 1 Papel Biobio 52 gr. Impresión (m1 - m2) Almendral Impresores, Valparaíso. Tipografías mazúrquicabauschrift, aa paro, (+)